“Diez errores o mentiras frecuentes sobre literatura y cultura en América Latina” de Eduardo Galeano

Eduardo Galeano fue un reconocido escritor y periodista uruguayo, creador de una gran cantidad de artículos y libros donde se abordan temas sociales y políticos relacionados con Latinoamérica. Entre sus artículos más conocidos se puede encontrar: “Diez errores o mentiras frecuentes sobre literatura y cultura en América Latina”. A continuación se enumeran los errores a los cuales el autor se refiere.

1. Hacer literatura consiste en escribir libros
Galeano dice que no basta con pensar o creer que la literatura es aquella que se presenta en los libros, sino que textos como canciones, coplas, o incluso los artículos periodísticos, también constituyen parte de la literatura. Básicamente, se trata de reconocer todos los mensajes escritos de una determinada cultura como literatura.
Además, añade Galeano, los escritores deben usar todos los medios posibles para expresarse, pues esto en cierta forma le hace frente a los sistemas sociales excluyentes que rigen una buena parte de América Latina.

2. Por cultura se entiende la producción y el consumo de libros y otras obras de arte
No sólo las obras de arte o los libros representan la cultura, esa sería una visión bastante limitada de la misma. Desde la posición del autor, la cultura también está constituida por las ciencias y las investigaciones científicas. No se debe reducir la cultura a un simple sinónimo de industria, industria de artículos de lujo, y que ignora a la “cultura de masas” o las expresiones espontáneas de la cultura popular.

3. La cultura popular reside en las tradiciones típicas
Para el autor, la cultura popular no consiste solamente las tradiciones típicas, sino también en un conjunto de símbolos de identidad que el pueblo preserva y crea.

4. El escritor cumple una misión civilizadora
El escritor no es alguien que “otorga” cultura, sino alguien que conversa y devuelve a través de su creación lo que ha recibido. Pensar que el escritor tiene un protagonismo distinto es mantener la línea divisoria entre: intelectuales y aquellos que hacen trabajo manual, donde se considera a estos últimos como “débiles mentales” a quienes se les debe escribir con cierto cuidado para que puedan entender.

5. Una verdadera democracia es la que garantiza la libertad de expresión a los escritores y artistas
No sólo los escritores y artistas necesitan que se les garantice su libertad de expresión, sino que también es necesario que así se haga para los torneros, obreros, mecanógrafos, etc. No se trata de hablar de los derechos de los escritores como si sólo ellos fueran importantes, sino hablar de los derechos de las personas en general, de los desamparados. No se puede dar el derecho de expresión a unos, y quitárselo a los otros.

6. No puede hablarse de cultura latinoamericana, porque América Latina no es más que una realidad geográfica
América Latina es mucho más que una realidad geográfica, pues en ella coexisten sociedades que tienen cosas en común y otras que no son tan comunes. Básicamente, varios mundos que constituyen uno más grande, y donde cada uno de ellos realiza su aporte a la llamada cultura latinoamericana. Hay un pedacito de Venezuela en los otros países, de la misma forma que hay un pedacito de los otros países en Venezuela.

7. La gran tarea de la nueva literatura latinoamericana consiste en la invención de un lenguaje
Para el autor, el lenguaje en Latinoamérica no se trata de usar más y mejor los pronombres y los adjetivos, sino que las narrativas lleven como protagonistas a los hombres y mujeres de carne y hueso. Su historia, su cultura, sus expresiones. No se trata de mejorar formas y técnicas, sino reflejar realidades.

8. América Latina tiene una naturaleza exuberante: su literatura, por lo tanto, es barroca
La novela latinoamericana, mantiene Galeano, no necesita ser escrita en miles de páginas usando muchas palabras, porque si se usara tal criterio se dejaría por fuera trabajos como los de Juan Rulfo que es uno de los mejores narradores que ha existido. Por otra parte, el lenguaje de América Latina es rico y diverso, porque es un mundo que contiene muchos mundos en sí mismo, y no se necesita tomar la postura de lenguajes como el barroco.

9. La literatura política trata temas políticos; la literatura social, temas sociales
Todas las obras son sociales porque hablan de las sociedades humanas, y son políticas en la medida que la palabra impresa implique una participación en la vida pública. No se puede separar lo social de lo político.

10. En el mejor de los casos, la literatura puede interpretar la realidad; pero es incapaz de transformarla
Con respecto a este último ítem, se puede considerar las propias palabras del autor al decir:

Al interpretar la realidad, al redescubrirla, la literatura puede ayudar a conocerla. Y conocerla es el primer paso necesario para empezar a cambiarla: no hay experiencia de cambio social y político que no se desarrolle a partir de una profundización de la conciencia de la realidad.

El valor de un texto se mide por lo que desencadena en la persona que lo lee. La literatura no puede cambiar la realidad, pero puede influir en quien lee y éste, posteriormente, puede influir sobre su entorno.

Waldylei Yépez

REFERENCIAS

Galeano, Eduardo. (1989). Diez errores o mentiras frecuentes sobre literatura y cultura en América Latina. Disponible en: http://nuso.org/media/articles/downloads/908_1.pdf [Consultado: 09 de noviembre de 2016]

Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *