«La Sociedad de la Información» de Nick Moore

Entre las principales características que Nick Moore le atribuye a la Sociedad de la Información podemos encontrar que estas sociedades utilizan la información como un recurso económico, pues las empresas se basan en la información que tienen para mejorar su eficacia, competitividad, incentivar la innovación y para obtener mejores resultados. Y en la medida que estas empresas puedan mejorar sus productos, también va tener un impacto positivo en la economía de los países.

En segundo lugar, se tiene al gran público exigiendo y usando mucho más la información para la toma de decisiones en todos los ámbitos. Por ejemplo, las personas requieren información para saber qué producto o servicio contratar, cuál o cuáles les ofrecen más y mejores beneficios; lo mismo aplica para comidas y bebidas, donde las personas revisan los empaques para conocer qué componentes tienen estos productos, cuántas calorías, cuánta grasa o azúcares, y con esta información pueden elegir mejor lo que les conviene.

Por otro lado, en cuanto al ejercicio de sus derechos, los ciudadanos buscan y se informan antes de tomar la decisión sobre los candidatos que van apoyar con su voto, o usan los sistemas informáticos para encontrar opciones de formación a distancia que le permita desarrollar alguna actividad, o para participar en eventos culturales. También es importante destacar que Internet se ha convertido en un medio donde se puede encontrar empleo y trabajar desde casa.

Otra característica es que, en la economía de estas sociedades, se ve el desarrollo del sector de la información que responde a la demanda general de medios y servicios de información. En este punto los servicios digitales de información han tenido gran auge, y año tras año se duplica la información en todo el mundo, dando así protagonismo al contenido mucho más que a los medios o soportes. Internet como red mundial traspasa toda frontera, y ha permitido que la información llegue a todos los rincones del mundo.

En cuanto al origen y las causas de la Sociedad de la Información, esto está relacionado con el desarrollo económico a largo plazo y la evolución tecnológica. El primero se refiere a la estructura económica que va cambiando, partiendo desde la agricultura rumbo a la manufactura hasta llegar a los servicios. En cada una de las etapas la productividad aumenta, y por ende la contribución de los obreros que aporta más valor, lo que a la larga influye en un alza en la economía.

La evolución tecnológica contribuye también al desarrollo económico, pues no cabe duda que los avances en las tecnologías de información y comunicación han mejorado la forma en cómo se trata la información, haciendo que se acelere el sector terciario consumidor de información.

Pero, ¿cómo se puede definir a la Sociedad de la Información? Se llama así a aquellas sociedades que usan la información como recurso principal para alcanzar su desarrollo, no sólo en lo que respecta a las empresas sino que también el público en general que es un gran consumidor de información. Básicamente, en esta sociedad, se usa la información para realizar cualquier tipo de acción o toma de decisiones en cualquier nivel o ámbito en el que se vea involucrado el usuario. Además, la información se convierte en el recurso principal para generar riquezas en las empresas, y por ende para el país.

Por el lado del impacto que ejerce esta sociedad sobre los profesionales de la información, resulta notable debido a las nuevas exigencias que deben cumplir, pero también se amplía el abanico de oportunidades que tienen. Día a día se necesitan profesionales cada vez más cualificados que puedan dar respuesta a las demandas de información de los usuarios, demandas que se vuelven más complejas y exigentes al paso del tiempo. Ya no es sólo la empresa quien necesita información de manera eficaz y eficiente, sino que el común de los usuarios está esperando la misma celeridad y atino cuando solicita a los profesionales de la información aquello que requieren.

Por otra parte, el avance de los medios digitales es un desafío que se debe enfrentar, pues es importante que el profesional de la información esté a la vanguardia con el uso de las tecnologías que el público está manejando o demandando. Es preciso dar respuesta a las necesidades de información de los usuarios, pero ésta debe realizarse en el menor tiempo posible y de la manera más concreta.

Para finalizar, el autor considera la información un recurso organizacional porque la información es primordial para llevar a cabo las tareas de las empresas. Asimismo, ésta va aumentar su nivel de competitividad, estimulará la innovación y acelerará el desarrollo de productos. No hay que dejar de lado que el impacto positivo sobre las empresas, a su vez influirá en la economía de los países.

La información es un bien valioso, y como tal las empresas cuidan y protegen su información privada. Asimismo, están atentos a la información pública pues no pueden descuidar a sus competidores; la falta de información podría convertirse en el fracaso y ruina de la organización.

Waldylei Yépez

REFERENCIAS

Moore, N. (1998). La sociedad de la información. En Informe mundial sobre la información – UNESCO. Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001102/110221Sb.pdf [Consultado: 29 de octubre de 2017]

Publicado en Ciencias de la Información | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Importancia del proceso de toma de decisiones basado en información útil de los sistemas de información

Ya en 1998 cuando Nick Moore –del Instituto de Estudios Políticos de Gran Bretaña– se refería a la Sociedad de la Información –en el Informe Mundial sobre la Información de la UNESCO– planteaba la relevancia de la información para la sociedad en general. Y entre las principales características que Moore (1998) le atribuye allí a la Sociedad de la Información se puede encontrar que estas sociedades utilizan la información como un recurso económico, pues las empresas se basan en la información que tienen para mejorar su eficacia, competitividad, incentivar la innovación y para obtener mejores resultados.

Por otro lado, expresa el mismo autor, se tiene al gran público exigiendo y usando mucho más la información para la toma de decisiones en todos los ámbitos. Por ejemplo, las personas requieren información para saber qué producto o servicio contratar, cuál o cuáles les ofrecen más y mejores beneficios, y con esta información pueden elegir mejor lo que les conviene. Así pues, la información no solamente es relevante para las empresas sino también para las personas, ésta les ayuda a elegir, es decir, a tomar decisiones.

Además, en cuanto al ámbito de las empresas que es el que nos interesa abordar, este autor considera la información como un recurso organizacional porque la información es primordial para llevar a cabo las tareas de las empresas pues ésta va aumentar su nivel de competitividad, estimulará la innovación y acelerará el desarrollo de productos. En otras palabras, la información es un bien valioso, y como tal las empresas cuidan y protegen su información privada. Asimismo, están atentos a la información pública pues no pueden descuidar a sus competidores; la falta de información podría convertirse en el fracaso y ruina de la organización. Pero, ¿acaso la cantidad de información que maneja una organización es la misma que la que recibe una persona? ¿Qué pasa cuando la organización maneja información absolutamente irrelevante?

Como es de entenderse, las organizaciones reciben grandes volúmenes de información, y la manejan a través de sistemas de información que ellas mismas emplean –ajustados a sus propias necesidades–. Sin embargo, no todo lo que reciben es relevante y es por ello que la efectividad de los sistemas de información que utilicen es tan esencial. Básicamente, se trata de tener a disposición información de calidad y no en cantidad. Una organización donde haya más información irrelevante que relevante sólo disminuirá en su eficacia y eficiencia, llevándola posteriormente a tener muchos problemas que resolver.

En palabras de Marín (2001), la función más importante de la información es la de “aumentar el conocimiento o reducir la incertidumbre que se tenga acerca de una situación específica”. Basado en el conocimiento que la gerencia posea sobre cómo se está moviendo el mercado, qué están haciendo los competidores, cuáles son las debilidades de la organización o de los productos, es que se podrán tomar decisiones ajustadas a la realidad y, de esta manera, también poder proyectar el posible impacto de estas decisiones.

Asimismo, Ackoff (1987) expresa que “lo más importante de la información es que sea relevante y que se le suministren a nivel gerencial criterios de decisión simples y completos, que permitan una interpretación clara del proceso de toma de decisiones”. En otras palabras, el gerente debe recibir la información concreta que él necesita –según el área donde se desenvuelva, es decir, según sus propias necesidades de información– y, además, criterios simples y completos que permitan una interpretación clara de la información, esto contribuirá en ayudarle en su proceso de toma de decisiones.

Marín (2001) también destaca que “la generación de información confiable incide en la estructura de la organización, y por ende en su eficiencia, permitiendo el establecimiento de bases para generar estrategias novedosas”. La generación de información confiable está relacionada con la efectividad de los sistemas de información, por tanto, si los sistemas de información proveen de información útil a la organización entonces los encargados o gerentes recibirán la información concreta que les ayudará a tomar mejores decisiones para enfrentar las situaciones que se presenten dentro de la organización.

En definitiva se puede decir que el propósito de los sistemas de información es la de proporcionar datos útiles para la toma de decisiones, y es absolutamente importante para ese proceso basarse en datos útiles porque cada decisión tomada desde la gerencia incide positiva o negativamente sobre la organización. Estas decisiones, basadas en la información correcta, son las que van a definir el futuro de las empresas en cuanto a eficiencia, efectividad, innovación y desarrollo e incluso en su decadencia y desaparición si no se recibe la información pertinente en el momento adecuado.

Waldylei Yépez

REFERENCIAS

Marín, G. (2001). Sistema de información para la toma de decisiones gerenciales en Instituciones Públicas Universitarias de Barquisimeto. Caso: Instituto Experimental de Tecnología Andrés Eloy Blanco. Disponible en: http://bibadm.ucla.edu.ve/edocs_baducla/tesis/P152.pdf [Consultado: 30 de octubre de 2017]

Moore, N. (1998). La sociedad de la información. En Informe mundial sobre la información – UNESCO. Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001102/110221Sb.pdf [Consultado: 29 de octubre de 2017]

Publicado en Ciencias de la Información | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Control de Gestión

Según Contreras y Matos (2015), el control se refiere al “proceso que consiste en comparar las metas de las actividades que se van obteniendo con las metas de las actividades que se planificaron”. Para ello se debe tener en cuenta:

– Los objetivos.
– Las metas.
– Los estándares e indicadores de producción, productividad.
– Los estándares e indicadores de tiempo, calidad, costos, insumos.
– Los formatos de recopilación de datos e información.
– Capacitar al personal e instruirlos en el uso de los formatos, las herramientas, los puntos y momentos del control a priori, concurrente y posterior.

Asimismo, el control de gestión, citado por Aguado (2009), se refiere al “proceso que consiste en aprovechar de forma eficaz, eficiente y permanente los recursos de la empresa para el logro de los objetivos definidos por la estrategia”. Éste permite (1) registrar los objetivos, indicadores y metas que cubran todos los niveles de la organización; (2) facilita el monitoreo del desempeño y la emisión de los informes respectivos. Por otro lado, establecer los indicadores como fase final de la planificación estratégica, implica definir cuáles son indicadores estratégicos y cuáles serán parte de los indicadores operativos del control de actividades necesarios para la implantación de los planes, proyectos, etc.

Pero, ¿qué es un estándar? Es el requisito mínimo que debe cumplir un procedimiento, de acuerdo a la definición y objetivo que haya propuesto la empresa. En el caso de organizaciones de información, un ejemplo de los estándares serían los manuales de procedimientos en cuanto a la gestión documental, o los lineamientos para el funcionamiento de los servicios que se presten, pues se busca que exista uniformidad en cuanto a la actuación del personal y los procesos en la organización.

Y, ¿qué es un indicador? Éste se refiere a una: “expresión cualitativa o cuantitativa observable, que permite describir características, comportamientos o fenómenos de la realidad a través de la evolución de una variable o el establecimiento de una relación entre variables, la que comparada con períodos anteriores, productos similares o una meta o compromiso, permite evaluar el desempeño y su evolución en el tiempo”.

Un ejemplo de indicador pudiera ser el nivel de satisfacción de los usuarios, es decir, el constatar si los usuarios están más satisfechos ahora si se compara con un período anterior.

Según los niveles organizacionales, se pueden definir algunos indicadores tales como:

Niveles organizacionales Actividad de planificación y control Tipos de indicadores Ejemplo
Alta dirección Planificación Indicadores estratégicos:

Resultado final o impacto

Resultado intermedio

¿Cómo están cambiando las condiciones que estamos interviniendo?
Nivel directivo Control de gestión Indicadores por centro de responsabilidad

Resultados intermedios, eficiencia, eficacia, economía, calidad

¿Con qué rapidez se está haciendo?
Nivel operativo Control de actividades Indicadores de gestión

Programación

Insumos, productos e intermedios

¿Cuánto personal trabajó en el proceso?

BALANCED SCORECARD (BSC) O CUADRO DE MANDO INTEGRAL (CMI)

Es una herramienta de gestión que traduce la estrategia de la empresa en un conjunto coherente de indicadores. Según Norton y Kaplan (1997), los objetivos e indicadores del CMI se derivan de la visión y estrategia de una organización, y contemplan la actuación de la organización desde cuatro perspectivas: la financiera, la del cliente, la del proceso interno y la de formación y crecimiento.

Además, pone énfasis en que los indicadores financieros y no financieros deben formar parte del sistema de información para empleados en todos los niveles de la organización. Los empleados de primera línea han de comprender las consecuencias financieras de sus decisiones y acciones; los altos ejecutivos deben comprender los inductores del éxito financiero a largo plazo. El CMI debe transformar el objetivo y la estrategia de una unidad de negocio en objetivos e indicadores tangibles.

Por otra parte, esta herramienta puede ser usada en organizaciones con fines de lucro y también en aquellas sin fines de lucro, la diferencia es el fin que ambas persiguen. Es decir, para las empresas privadas, la maximización de la rentabilidad económica está entre sus principales fines, y para las organizaciones públicas su fin radica en que la mayor rentabilidad es el medio para satisfacer las demandas y necesidades de los usuarios/ciudadanos.

Objetivos de un BSC o CMI

(a) Obtener claridad y consenso alrededor de la estrategia.
(b) Alcanzar enfoque.
(c) Desarrollar liderazgo.
(d) Educar a la organización.
(e) Fijar metas estratégicas.
(f) Alinear programas e inversiones.
(g) Mejorar el sistema de indicadores actuales.
(h) Mantenerse enfocado estratégicamente y evaluar la gestión estratégica.

Waldylei Yépez

REFERENCIAS

Contreras, F. y Matos, F. (2015). Gestión estratégica en unidades de información: Planeamiento. Disponible en: http://eprints.rclis.org/24627/1/GESTION%20ESTRATEGICA.PLANEAMIENTO.pdf

Goicochea, A. (2010). El CMI en las organizaciones públicas y privadas, la diferencia está en la prioridad de las perspectivas. Disponible en: https://anibalgoicochea.com/2010/08/31/el-cmi-en-las-organizaciones-publicas-y-privadas-la-diferencia-esta-en-la-prioridad-de-las-perspectivas/

Norton, D. y Kaplan, R. (2009). El Cuadro de Mando Integral. España: Grupo Planeta.

TiedCOMM (s/f). Balanced Scorecard. Disponible en: http://www.infoviews.com.mx/Bitam/ScoreCard/

Publicado en Ciencias de la Información | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Cuadro resumen sobre las metodologías para el diseño y evaluación de productos de información

METODOLOGÍA DE ENFOQUE PASOS
Antonio Montes de Oca Sánchez de Bustamante Su enfoque está centrado plenamente en el estudio de los usuarios o audiencias. 1. Estudio de la audiencia y sus necesidades

1.1. Creación de escenarios para cada audiencia identificada

1.2. Estudio de la competencia

2. Definición de los objetivos del sitio

3. Determinación de los contenidos y los requerimientos funcionales

4. Definir la estructura del sitio

5. Diseño gráfico y visual

6. Definición y creación de plantillas y prototipos

7. Evaluación y prueba de plantillas

8. Rediseño de plantillas

9. Definición de las estrategias de posicionamiento

10. Creación de la guía de estilo de arquitectura de información y usabilidad

11. Producción e implementación

12. Evaluaciones

Rodrigo Ronda León Los tres enfoques esenciales:

• Los objetivos de los creadores y/o productores.
• Las necesidades de los usuarios finales del producto.
• Aspectos conceptuales y funcionales del producto final.

1.Planificación

Argumentación

Objetivos

Intención comunicativa

Investigación del tema

Realización de una matriz FODA

Estudio del mercado y los usuarios

Definir tipo de producto y soporte

Definir equipamiento a usar

Definir presupuesto y personal

Realizar un análisis de costo-beneficio

2. Organización

Elaborar un plan de realización

Definir formas de mostrar los contenidos

Organizar los contenidos de manera secuencial

Establecer grupos temáticos

Jerarquizar los contenidos

Establecer relaciones entre bloques de contenido

Plantear los servicios

Establecer el etiquetado

Confeccionar el guión hipermediado completo

Confeccionar una maqueta del producto

3. Ejecución

Digitalización de los contenidos

Diseño de la interfaz

Programación

4. Control

Realizar pruebas de funcionamiento

Realizar las pruebas de expertos

Realizar pruebas de usuarios

Zulia Ramírez La calidad de los servicios y productos electrónicos puede evaluarse desde diferentes perspectivas: cuantitativa, cualitativa y bibliométrica, aunque la más generalizada es aquella que se centra en la satisfacción del usuario y en el análisis y la valoración de una serie de criterios que deberían estar presentes al representar y brindar acceso a los contenidos en el entorno digital de una biblioteca. 1. Determinación de misión y objetivos

2. Planificación del proyecto

3. Determinación de la audiencia (usuarios)

4. Estudio de necesidades de la audiencia

5. Determinación de los contenidos

6. Organización y representación de contenidos

7. Diseño de la interfaz

8. Implementación

9. Evaluación

10. Publicación y posicionamiento Web

Waldylei Yépez

REFERENCIAS

Montes de Oca, A. (2004). Arquitectura de información y usabilidad: nociones básicas para los profesionales de la información. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol12_6_04/aci04604.htm [Consultado: 27 de octubre de 2017]

Ramírez, Z. (2006). Criterios e indicadores para evaluar las bibliotecas digitales. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol14_6_06/aci04606.htm [Consultado: 27 de octubre de 2017]

Ronda León, R. (2005). La Arquitectura de la Información y las Ciencias de la Información. Disponible en: http://www.nosolousabilidad.com/articulos/ai_cc_informacion.htm [Consultado: 27 de octubre de 2017]

Santaella, S. (Comp.). (s/f). Metodología para el Diseño y Evaluación de Productos Digitales. Disponible en: https://es.scribd.com/doc/69304954/Metodologia-para-el-Diseno-y-Evaluacion-de-Productos-Digitales [Consultado: 27 de octubre de 2017]

Publicado en Ciencias de la Información | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Arquitecto de Información

La Arquitectura de la Información (AI) es un término que se ha usado desde 1975, y el primero en hacerlo fue Richard Saul Wurman quien definió la AI como: “El estudio de la organización de la información con el objetivo de permitir al usuario encontrar su vía de navegación hacia el conocimiento y la comprensión de la información”. Por otra parte, y enfocado en lo que al área web se relaciona, Louis Rosenfeld y Peter Morville, en su libro “Information Architecture for the World Wide Web 2nd Edition”, definen la AI como: “El arte y la ciencia de estructurar y clasificar sitios web e intranets con el fin de ayudar a los usuarios a encontrar y manejar la información”.

En otras palabras, la Arquitectura de Información no sólo se trata de la organización de la información en cuanto al cómo presentarla, sino que también engloba el resultado o impacto de esa actividad en el usuario, es decir, en que éste pueda verdaderamente encontrar lo que está buscando, manejarlo y satisfacer su necesidad de información.

Para llevar todo esto acabo, y por supuesto lograr los objetivos, se hace necesaria la presencia del Arquitecto de Información. Pero, ¿cuál es su perfil profesional? ¿De qué se encarga? Básicamente, el Arquitecto de Información es el responsable de la organización y jerarquización de los contenidos a presentar en los Sistemas de Información que necesitan las organizaciones. Su perfil puede ser muy diverso, debido a las distintas disciplinas que están relacionadas, pero se podría decir que es un profesional del área de la Documentación, Comunicación y/o Computación (Desarrollo web). Además, éste se ha formado en el área de la AI por medio del estudio, lectura y experiencia profesional (que puede abarcar temas como las redes sociales, especializaciones, entre otras).

Por lo ya mencionado, se puede entender la importancia de los Arquitectos de Información dentro de las organizaciones, pues como ya se ha visto ellos contribuyen en el adecuado manejo y presentación de la información para que los usuarios puedan encontrarla y manejarla según su necesidad. Y, a su vez, esto va permitir que la organización pueda lograr sus propios objetivos informacionales.

Waldylei Yépez

REFERENCIAS

Guía Digital. (s/f). Arquitecto de Información. Disponible en: http://www.guiadigital.gob.cl/arquitecto-de-informacion [Consultado: 25 de septiembre de 2017]

Martín, F. y Hassan, Y. (2003). Qué es la Arquitectura de la Información. Disponible en: http://www.nosolousabilidad.com/articulos/ai.htm [Consultado: 25 de septiembre de 2017]

Publicado en Ciencias de la Información | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario