¿Qué son los índices?

Según Sierra (1999) se define el índice “como una información bibliográfica ordenada generalmente por autores o temas”, se entiende entonces por índice al sistema utilizado principalmente, pero no exclusivamente, en los libros con el objetivo de organizar y ordenar el material que se encontrará a lo largo del mismo.

Por su parte Cordón, López y Vaquero (2001) definen los índices “como un documento secundario que presenta una lista ordenada de términos elegidos que figuran en un documento con las indicaciones precisas para poder localizar éste”. (p.32)

De igual forma, la Universidad de la Salle (2014) define los índices como “listas sistemáticas de obras que dicen dónde puede ser localizada la información”.

Los tipos de índices son:

– Índices KWIC (Key Word in Context): Consiste en reunir cada palabra significativa del título o el texto en una lista alfabética, de forma que, a su vez, estén recogidas todas las palabras significativas del mismo. La palabra elegida siempre en el mismo lugar, en el centro.

– Índices KWOC (Key Word Out of Context): Se basan en el mismo principio, pero con la diferencia de que no presentan la palabra significativa en el texto mismo, sino sobresaliendo, fuera del título: el término que realiza la función de descriptor se sitúa encabezando el título completo.

– Índices cruzados: Concebidos para la búsqueda retrospectiva, facilitan la intersección de conceptos. Se basa en descriptores, ordenados alfabéticamente y seguidos de los números de los documentos a los que describen, ordenados por sus números finales del 0 al 9. La recuperación se hace mediante la confrontación de dos índices cruzados.

– Índices acumulativos: Son boletines que acumulan los índices de un período determinado. Normalmente es un tipo de publicación mensual que acompaña al boletín de resúmenes. Ayudan a limitar al número de boletines de consulta.

– Índices de citas: Son índices de autor con características especiales, ya que no solo se cita junto a cada autor la lista documentos publicados por él, sino que añade a cada referencia la de documentos que han citado esta referencia en su propia bibliografía.

– Índices de contenido o Boletines de sumarios: Un tipo de índice muy utilizado, por su facilidad de preparación y la cantidad de información que facilitan. No necesita un gran proceso técnico para su confección. Son de rápida aparición, ya que no contienen resumen del documento. Consiste en la reproducción de las páginas del índice de las revistas seleccionadas, que puede acompañarse de los correspondientes índices de autores y materias. Contienen el listado alfabético de títulos de publicaciones, junto al sumario de cada una de ellas, por el tiempo establecido (semanal, quincenal, mensual o trimestral). Permiten al usuario localizar rápidamente un documento, ya que solo tiene que ojear los sumarios en lugar de buscar revista por revista. Son aún más rápidos, si se encuentran automatizados.

– Índices bibliográficos: Llamamos índices bibliográficos, al confeccionado sólo con las referencias bibliográficas de un conjunto de documentos, ordenadas en función de alguna característica esencial o formal. Se diferencia pues, de la revista de resúmenes, por la ausencia del resumen de cada documento.

– Índices de citas: Se trata de un índice de autores, con sus correspondientes trabajos, bajo cada uno de los cuales aparece el conjunto de artículos en que han sido citados. Se completa con un índice de materias permutado y un índice de fuentes donde aparecen los trabajos citantes, ordenados por autores y por instituciones donde se realizaron.

Se pudiera creer que la invención del índice es nueva, pero realmente no es así. Este aporte a la Información y Documentación se realiza en 1947 por el informático alemán Hans Peter Luhn quien, en primera instancia, utilizó tarjetas perforadas y luego se dedicó al desarrollo informático de la Documentación. Sus planteamientos influyeron de manera decisiva en lo que después se convirtió en la indización automática. De acuerdo a la norma ISO 5963 (1985), la indización es el proceso de describir o representar el contenido temático de un recurso de información. Este proceso da como resultado un índice de términos de indización que será utilizado como herramienta de búsqueda y acceso al contenido de recursos en sistemas de recuperación de información.

Waldylei Yépez

REFERENCIAS

Cordón, J.A., López, J., Vaquero, J.R. (2001). Manual de investigación Bibliográfica y documental: Teoría y Práctica. Madrid: Ediciones Pirámides.

Sierra, R. (1999). Tesis documentales y trabajos de investigación científica: Metodología general de su elaboración y documentación. 5ta Edición. España: Paranifon.

Universidad de la Salle (s/f). Fuentes de Información. Disponible en: http://evirtual.lasalle.edu.co/info_basica/nuevos/guia/fuentesDeInformacion.pdf [Consultado: 15 de noviembre de 2014]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.