Reflexiones en torno a la realidad educativa venezolana

En lo que respecta al perfil docente, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su artículo 104 expresa que: “La educación estará a cargo de personas de reconocida moralidad y de comprobada idoneidad académica”. De la misma forma, lo anterior se reitera en el artículo 78 de la Ley Orgánica de Educación.

Pero, ¿qué es el perfil docente? Se trata del conjunto armónico que lo caracteriza, identifica y que es el punto de partida para la elaboración de un currículo que enfatice la integración afectiva, ética e intelectual de la personalidad.

Así mismo, una característica importante que muchos autores destacan es que el docente debe mantenerse al tanto de los últimos adelantos educativos, científicos y tecnológicos, esto lo reitera como mandato la Ley Orgánica de Educación en su artículo 38 (Gaceta Nº 5.929) donde expresa la formación permanente de los responsables en la formación ciudadana.

Bajo mi perspectiva mucho se ha escrito acerca del perfil docente idóneo, y las leyes también instan a que dicho perfil cumplan estas expectativas, de la misma manera entiendo que el perfil del egresado UPEL considera que sus egresados tengan las competencias necesarias al culminar su carrera, al menos en teoría, pero particularmente creo que el docente debe continuar formándose para que estos ideales estén más allá de un papel, que estos sean reales también, pues lastimosamente en la practica pareciera que algunos no cumplen dicho perfil. Quizás éste pudiera ser un buen tema de investigación, ¿se cumple verdaderamente el perfil docente? Las teorías de perfiles están elaboradas, sin embargo hay que trabajarlas y debe comenzarse desde las aulas, con los estudiantes en formación docente con miras a cumplir aquello que se debe cumplir.

Waldylei Yépez

Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *