Alfabetización Informacional

ALFABETIZACIÓN

Se entiende por alfabetización al conjunto de procesos, métodos y pasos destinados a asegurar la correcta manipulación, investigación e internalización de la información. Por otro lado, alfabetización también se refiere al proceso mediante el cual se enseña por primera vez a leer y escribir a una persona, ya sea un niño o adulto. La alfabetización básica comprende esos primeros pasos que pueda dar una persona para ese constante proceso de aprendizaje. Sin embargo, la alfabetización comprende también el educar a las personas sobre cualquier área del saber o instruir sobre un tema en específico o general.

ALFABETIZACIÓN INFORMACIONAL

La alfabetización informacional tiene como principal propósito desarrollar habilidades de búsqueda e investigación en los usuarios, y a su vez capacitarlos en ese proceso contribuyendo así en la formación de profesionales críticos. Por otro lado, la alfabetización informacional se ha definido como un conjunto integrado de habilidades, conocimientos y valores relacionados con la búsqueda, acceso, organización, uso y representación de la información para la solución de problemas sobre la base de un pensamiento crítico.

ALFABETIZACIÓN TECNOLÓGICA

Este proceso consiste en desarrollar los conocimientos y habilidades tanto instrumentales como cognitivas en relación al uso o implementación de las nuevas tecnologías, ya que en una diversidad de instrumentos tecnológicos se ve soportada la información. Entre los objetivos a alcanzar se podrían mencionar: capacitar al usuario para lograr un buen manejo de software o agilizar la búsqueda de información, incorporarle a la web 2.0 y enseñarle sobre las herramientas que trae consigo. De esta manera, se contribuye en la formación de usuarios y profesionales capaces de enriquecer sus conocimientos y habilidades, ya sean laborales o académicas, al impulsarlos a ser autodidactas.

RESEÑA DE LA ALFABETIZACIÓN

La alfabetización surge como respuesta a la necesidad de disminuir la pobreza y el ejercicio de la ciudadanía. Mientras menos sabe una persona más limitadas son las formas de surgir; una persona que sabe leer y escribir tiene más oportunidades educacionales y laborales, a diferencia de aquellas que no saben leer ni escribir.

Actualmente, aprender a leer y a escribir es un derecho inherente con el que nace el ser humano, o por lo menos la educación básica. En la antigüedad saber leer o escribir era un privilegio que sólo era permitido para ciertas personas que pudieran pagar tutores, como los eclesiásticos, políticos, los ricos, etc. Por otra parte, en las sociedades preindustriales, la educación de asociaba con la administración civil, el derecho, el comercio y la religión.

A pesar de que los conceptos actuales de alfabetización tienen mucho que ver con el invento de la imprenta, no fue hasta la revolución industrial de mediados del siglo XIX que el papel y los libros se convirtieron en algo asequible económicamente para todas las clases de la sociedad industrializada. Hasta entonces, sólo un pequeño porcentaje de la población sabía leer y escribir, ya que únicamente los individuos ricos y las instituciones podían pagar los materiales prohibitivamente caros. Incluso hoy en día, la escasez de papel barato y los libros suponen una barrera para la alfabetización universal, en algunos países menos industrializados.

La educación universal de todos los niños en materia de alfabetización se trata de una cuestión reciente, no ha aparecido en muchos países hasta después de 1850. Incluso hoy en día, en algunas partes del mundo, las tasas de alfabetización se encuentran por debajo del 60 por ciento (por ejemplo, en Afganistán, Pakistán, Bangladesh y la mayor parte de África).

IMPORTANCIA DE LA ALFABETIZACIÓN

La alfabetización no solamente es un derecho social y cultural que permite a los ciudadanos la participación en un sinfín de actividades que requieren saber leer y escribir. El saber leer y escribir es de vital importancia para una sociedad, ya que tener un nivel de instrucción básica ayuda a surgir como ciudadano o futuro profesional, la alfabetización intenta erradicar la pobreza y la ignorancia a través del proceso de enseñanza-aprendizaje, para el buen desarrollo de las habilidades cognitivas de las personas y de esa manera contar con una sociedad capaz de crear criterios propios sobre cualquier temática o problemática que se presente a lo largo de la vida.

Una sociedad sin educación es una sociedad condenada a la ignorancia y a la pobreza, es por ello, que la correcta alfabetización es necesaria para surgir como nación, como individuo o profesional. Una persona bien alfabetizada es una persona productiva, creativa e innovadora, que se sumerge en el mar del constante aprendizaje, investigando, siendo dialéctica, verificando fuentes de información y analizando contenidos para así crear sus propios criterios respecto a un tema o de cómo ver la vida desde su propia perspectiva. Un individuo alfabetizado está en constante ascendencia intelectual, busca su enriquecimiento personal y colectiva, ya que con estos procesos se intenta reforzar los valores, entre ellos está el de aprender e impartir todos esos conocimientos a esa generación de relevo.

NORMAS DE ALFABETIZACIÓN

Las normas de alfabetización en información comprenden 3 categorías, 9 normas y 29 indicadores que están relacionados con los programas de las bibliotecas escolares. Las tres categorías en cuestión serían: Alfabetización en información, Aprendizaje independiente y Responsabilidad Social.

Categoría 1. Alfabetización informacional

Esta categoría posee una norma que hace referencia a las habilidades que debe tener el estudiante, como el eficaz y eficiente acceso a la información. Asimismo, esta categoría trae consigo ciertos indicadores que refuerzan lo antes mencionado, ciertos parámetros que debe cumplir un estudiante correctamente alfabetizado, entre ellas se puede mencionar: el reconocimiento de la necesidad de información, saber reconocer que la información correcta es la base para tomar decisiones inteligentes, identificar varias fuentes de información para corroborar su veracidad, entre otros.

Otra de las normas establece que un estudiante bien alfabetizado es aquel que evalúa la información de forma crítica y competitiva, tomando en cuenta la veracidad de la información que maneja, teniendo la certeza mediante la consulta de otras fuentes e implementando la dialéctica constantemente. Finalmente, el estudiante alfabetizado crea maneras creativas de manejar la información, ya que posee ciertas características y habilidades que lo hacen un estudiante y futuro profesional calificado y consciente de la importancia del buen manejo de la información obtenida a lo largo de su vida.

Categoría 2. Aprendizaje Independiente

Esta categoría explica cómo el estudiante aprende independientemente, y que este aprendizaje tiene relación con sus intereses personales, es decir, el estudiante indaga e investiga sobre temas de interés personal, ya sean temas con relación a la literatura, actividades laborales, académicas, salud, etc… todo esto con la finalidad de elevar sus conocimientos y usarlos para el desarrollo de sus actividades diarias.

Por otra parte, el estudiante que aprende independientemente es creativo y autodidacta, se interesa más por la literatura, aprecia la información que decide aprender creando conocimientos y buscando la excelencia, es por ello que se asegura de consultar distintas fuentes para verificar la veracidad de la información que maneja, evaluando la calidad de los procesos y productos de sus propias búsquedas de información, mejorando y actualizando todos los conocimientos obtenidos.

Categoría 3. Responsabilidad Social

Esta categoría explica cómo el estudiante contribuye de manera positiva a la comunidad, compartiendo sus conocimientos y creando procesos de retroalimentación para asegurar una sociedad que maneja información de manera democrática. El estudiante es socialmente responsable, comprende que el acceso a la información es un derecho básico y es vital para el buen funcionamiento de la sociedad. Se asegura de tratar la información desde muchos enfoques, y entiende la diversidad de tradiciones o manifestaciones culturales que existen.

Estos estudiantes se aseguran de desarrollar sus prácticas manteniendo una conducta ética en lo que respecta a la información y a las tecnologías de la información, incluyendo el acceso a las mismas y a todos sus procesos, respetando por ejemplo los derechos de autor, fuentes, citas, etc. Finalmente, un estudiante con responsabilidad social se asegura de compartir sus conocimientos con sus iguales. También implementa el uso de las nuevas tecnologías de información para agilizar todos los procesos de aprendizaje-enseñanza, involucrándose personalmente en dichos procesos.

Waldylei Yépez

REFERENCIAS

Cuevas, C. Aurora. (S/F). Normas de alfabetización para el aprendizaje de los estudiantes. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2511330.pdf [Consultado: 1 de marzo del 2017]

Ecured. (2017). Alfabetización informacional. Disponible en: https://www.ecured.cu/Alfabetizaci%C3%B3n_informacional. [Consultado: 1 de marzo del 2017]

Solo sé que no sé nada. La alfabetización a través de la historia. (2011). Disponible en: http://jesusgonzalezfonseca.blogspot.com/2011/08/la-alfabetizacion-traves-de-la-historia.html. [Consultado: 1 de marzo del 2017]

Esta entrada fue publicada en Ciencias de la Información y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *