La importancia de la indización y la evaluación de la indización

La indización es el proceso que realiza el documentalista para describir el contenido de los documentos, y se trata básicamente de la extracción de conceptos presentes en el mismo para su posterior paso desde el lenguaje natural al lenguaje documental. Este proceso forma parte de las tareas bibliotecarias de análisis de contenidos la cual busca responder a la pregunta: “¿De qué trata el documento?” Y así poder crear los puntos de acceso que faciliten su recuperación.

Las etapas de la indización serían:

1. Estudiar el documento.
2. Extraer los conceptos en lenguaje natural.
3. Convertir los conceptos de lenguaje natural a lenguaje documental.
4. Buscar otros conceptos que pueden estar o no en el texto.

Respecto a este último punto, es posible que el documentalista a través de su experticia se dé cuenta que, aunque el texto no lo mencione explícitamente, se pueden usar ciertos conceptos que podrían contribuir a la recuperación de la información, quizás porque es un concepto más utilizado o que sintetiza lo que el autor expresó con otras palabras. He allí la relevancia de por qué este proceso debe ser realizado por un profesional de la información, pues éste con su experiencia y conocimiento contribuye con el proceso de recuperación de la información, es decir, el proceso de indización es mucho más complejo y completo que sólo tomar conceptos en el texto, pues también implica una contribución adicional por parte del profesional que va ayudar a garantizar el acceso eficiente y eficaz a la información.

Luego de revisar brevemente el concepto de la indización y sus etapas, se plantea entonces la interrogante: ¿Cuál sería la importancia de la indización y la evaluación que se realiza en el mismo proceso? Para poder comprenderlo tendríamos que empezar hablando de las necesidades de información de los usuarios y su derecho al acceso a esa información, ¿por qué? Porque es a partir de la necesidad de información que aparece la necesidad de recuperar información para satisfacer la primera de ellas. Sin embargo, este proceso de recuperación puede llegar a ser complejo y complicado si no se cuenta con un sistema de recuperación que permita dar respuesta de manera eficiente y eficaz. Es allí donde el proceso de indización entra como protagonista, porque va ser este proceso el que va permitir extraer los conceptos adecuados para la recuperación del documento, ya sea por parte del documentalista o por parte del usuario a través de los sistemas que disponga el centro de información.

A ello se añade que es a través del proceso de evaluación que hace la indización lo que permite extraer conceptos que incluso no están explícitos en el texto, pero que permitirían localizar y recuperar el documento con más facilidad. En otras palabras, mientras más profunda sea la evaluación que se realice a los documentos, más fácil será recuperar los textos que los usuarios de información estén solicitando.

Waldylei Yépez

Esta entrada fue publicada en Biblioteca, Ciencias de la Información y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *