Selección de las Fuentes de Información

El tema de la selección es uno de los más importantes dentro de los procesos bibliotecarios, pues es el único instrumento efectivo con que cuentan las unidades de información para adecuar los recursos financieros y humanos a las necesidades informativas siempre crecientes.
José Luis Almanza, en su artículo “El proceso de selección y adquisición de material bibliográfico”, expone que: «la selección es el proceso que implica la decisión profesional del bibliotecario para elegir y formar una colección bibliográfica, de acuerdo a las necesidades de información de la comunidad a la que sirve y tratar de mantener un equilibrio entre la calidad, cantidad y actualidad en las diferentes áreas del saber humano que la conforman».
Considerando este nuevo contexto en el que hay una gran cantidad de fuentes y recursos de cara a Internet, y donde el seleccionador tiende a convertirse en un facilitador del acceso a la información, se puede dar el siguiente concepto: Selección es uno de los primeros procesos del desarrollo de colecciones encargado de escoger recursos de información, (los materiales bibliográficos, audiovisuales y electrónicos), que pudieran satisfacer las necesidades de información definidas a través de la Política de Desarrollo de Colecciones, evaluar la calidad, relevancia y utilidad del contenido, formato de presentación, amigabilidad, tecnología, accesibilidad; y excluir de una posible adquisición aquellos que no respondan adecuadamente a las necesidades que tiene la comunidad a la que va a ser dirigida.

Principios y métodos que rigen la selección

La selección se realiza teniendo como premisa el tipo de institución, su misión sus objetivos y la comunidad de usuarios a la que va a brindar sus servicios.
Hay que destacar que dentro del desarrollo de las colecciones, el proceso de selección continúa ocupando un lugar primordial en cualquier contexto, impreso o digital, este es un proceso de análisis intelectual, activo, basado en unos principios tradicionales transformados en políticas y procedimientos internos de cada unidad de información. La selección consta de las siguientes etapas:

– Vías de acceso
– Tipología de fuentes
– Infraestructura tecnológica
– Presupuesto
– Temáticas del sistema
– Tipos de usuarios

Los principios de selección tradicionales, que se establecen por cada institución teniendo en cuenta sus características individuales, es lo que las diferencia; sin embargo tienen en común el interés por satisfacer las necesidades de una comunidad específica de usuarios.
Véase algunos de estos principios:

1. Se debe seleccionar el material correcto para los usuarios de la institución, no para completar las colecciones.
2. No se debe establecer límites en cuanto a raza, credo, nacionalidad, profesión u oficio.
3. Se debe constituir la colección de acuerdo a un plan definido.
4. La demanda es el factor que gobierna la selección.
5. A la hora de seleccionar se debe tener en cuenta:
• Responsabilidad o autoridad del seleccionador.
• Autoridad (autor personal de los diferentes recursos).
• Imparcialidad (se protege el derecho a la información).
• Utilidad de la colección para los usuarios.
• Actualidad de la colección.
• Diversidad de recursos necesarios en la colección.
• Idioma que dominan los usuarios.
6. Características de la colección existente.
7. Condiciones tecnológicas.
8. Contenido temático.
9. Retrospectividad.
10. Calidad y adecuación de la colección.
11. Valores bibliográficos.
12. Características de los proveedores.
13. Previsión de uso.
14. Vías de adquisición.
15. Previsión de accesos a la información.

Todos los principios que se determinen deben estar explicitados en el documento de política de selección para cada tipo de recurso impreso o digital. Se debe prestar especial atención a la preparación del personal que va a trabajar en esta actividad, este debe ser culto, conocedor de las ciencias matemáticas y computacionales, mantener contacto con los usuarios para resolver de manera diferenciada sus necesidades.

Criterios de selección de fuentes de información

Con carácter general, los criterios de selección deben considerar, al menos, los siguientes aspectos:

– Objetividad.
– Originalidad.
– Idoneidad: capaz de satisfacer las necesidades de los usuarios.
– Calidad: técnica, artística, de presentación…
– Autoridad: reputación e importancia del autor en general y en su campo.
– Relevancia y relación a otros materiales existentes.
– La temática o áreas del conocimiento que abarcan el acervo.
– Periodos cronológicos.
– Idiomas en los que se presenta la información
– Cantidad: el número de ejemplares necesarios.
– Idoneidad de formatos.
– Demanda de los usuarios.

Waldylei Yépez

REFERENCIAS

Almanza, J. (s/f). El proceso de selección y adquisición de material bibliográfico. Disponible en: http://www.dgbiblio.unam.mx/servicios/dgb/publicdgb/bole/fulltext/volVI1/seleccion.html [Consultado: 5 de noviembre de 2016]

González, L. (2016). Criterios de selección de recursos electrónicos y materiales bibliográficos. Disponible en: http://www.bibliopos.es/criterios-de-seleccion-de-recursos-electronicos/ [Consultado: 5 de noviembre de 2016]

Esta entrada fue publicada en Biblioteca, Ciencias de la Información y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *